viernes, 4 de septiembre de 2009

ALMIRANTE GUILLERMO BROWN



Fue el Primer Almirante de nuestra fuerza naval, primero en la cronología y en el prestigio, Guillermo Brown consagró su vida al servicio de su patria de adopción. Había nacido en Foxford, Irlanda, el 22 de junio de 1777.

De familia profundamente católica, de niño fue llevado por su padre a los Estados Unidos de Norteamérica, donde al entrar a la adolescencia quedó huérfano, embarcándose entonces como grumete en un barco norteamericano.

Durante diez años navegó Guillermo Brown por las aguas del Atlántico y en dura escuela adquirió esa admirable pericia, cualidad descollante de su personalidad de marino. Había alcanzado matrícula de capitán cuando en 1796 fue apresado por un buque inglés y obligado a prestar allí servicios. Esa nave inglesa fue luego apresada por un navío francés y conducido prisionero de guerra a Francia, de donde logró fugarse.

Al regresar a Inglaterra reanudó su carrera marítima y el 29 de julio de 1809 contrajo enlace con Elizabeth Chitty, en el condado de Middlessex. Finalizaba ese mismo año cuando Brown llegó al Río de la Plata a bordo del "Belmond" y se radicó en Montevideo para dedicarse al comercio.

El 18 de abril de 1810 con la fragata "Jane", de su propiedad, arribó a Buenos Aires en gestión comercial y permaneció dos meses en la entonces capital del Virreinato, siendo testigo de la gloriosa semana de Mayo.

Años después, en la Banda Oriental dominada por los marinos realistas, Brown luchó contra ellos. Apresó la goleta "Nuestra Señora del Carmen" y la balandra "San Juan de Ánimas"; intentó abordar con un bote y veinte marineros al bergantín de guerra "Cisne", y transportó también armas, víveres y oficios del gobierno de Buenos Aires a los patriotas de la Banda Oriental. Era pues un militante de la causa de Mayo, cuando en marzo de 1814 el Directorio le confirió el grado de Teniente Coronel y lo puso al frente de la escuadra para que defendiese la libertad y el honor argentino.

El 1º de marzo de 1815 Posadas firmó el decreto por el que era designado Guillermo Brown, Teniente Coronel y Jefe de la Escuadra. Aquel momento señalaba una hora decisiva en el glorioso destino de la marina de guerra argentina y de quien sería entonces y para siempre su Almirante inmortal.

Martín García, la isla que estaba en poder de los realistas, fue bautismo de fuego para nuestra fuerza naval. El 11 de marzo de 1814 Brown inicia un ataque que es rechazado y vuelve a reanudarlo el día 15, culminando la acción con la toma de la isla.

Las fuerzas realistas que mandaba el Capitán de Navío Jacinto de Romarate se retiran aguas arriba del Río Uruguay derrotando en el Combate de la China a una pequeña fuerza naval que Brown había mandado en su persecución, acción que tuvo lugar el 28 de marzo de 1814 y en la cual halló heroica muerte el Teniente de Marina Miguel Samuel Spiro.


El genio estratégico de Brown vislumbra que una acción naval contra Montevideo puede producir la rendición de esta plaza que resistía desde casi cuatro años el sitio de las fuerzas terrestres de Buenos Aires. Insiste Brown ante Posadas y el Consejo de Estado sobre la necesaria urgencia de iniciar acciones navales contra Montevideo y logra imponer su criterio.

El 14 de Abril de 1814 zarpa de Buenos Aires la fuerza naval al mando de Brown, que iza su insignia en la fragata "Hércules", y el pueblo de Buenos Aires contempla alborozado su partida.

Las acciones contra la escuadra realista se libran en aguas de Montevideo entre el 14 y el 17 de mayo de 1814, obteniendo Brown una victoria completa. Los realistas incendiaron 2 de sus buques y 5 naves de su escuadra entraron de nuevo a Montevideo.

El triunfo de Brown en este combate trajo aparejada la caída de Montevideo en poder de las fuerzas sitiadoras, hecho que se produce el 23 de junio de 1814. Según San Martín la victoria de Brown en aguas de aquella plaza era "lo más importante hecho por la revolución americana hasta el momento".

Terminada la campaña de 1814 emprende Brown con la fragata "Hércules" que le fuera donada por el gobierno, un crucero por aguas de Chile, Perú, Ecuador y Colombia, que inicia a fines de 1815 y abarca hasta mediados de 1816. Llevó las ideas de libertad de la Revolución de Mayo hasta aquellas regiones y fue precursor de la gesta libertadora que llevaría a cabo San Martín.


Cuando regresó a Buenos Aires, no quiso tomar parte en conflictos internos y se retiró a su hogar, dedicándose al comercio.

Corría el año 1825, el Imperio del Brasil, que entonces ocupaba parte del Uruguay, alegando que las Provincias Unidas del Río de la Plata habían apoyado la expedición de los treinta y tres orientales y alentaban a los uruguayos a liberarse de la ocupación brasileña, le declara el 10 de diciembre de ese año la guerra a nuestro país.

El 21 de diciembre de 1825 una escuadra imperial al mando del Vicealmirante Rodrigo José Ferreyra de Lobo bloqueó Buenos Aires. Entonces el gobierno llamó al Almirante y el 12 de enero de 1826 le confirió, con el grado de Coronel Mayor, el mando de la Escuadra integrada por muy escasas fuerzas: los bergantines "General Balcarce" y "General Belgrano" y una vieja lancha cañonera, la "Correntina". Demostró entonces Brown otra faceta brillante de su capacidad: la organización; 12 lanchas cañoneras fueron inmediatamente incorporadas y al poco tiempo se incrementó el número de buques mediante la adquisición de la fragata "25 de Mayo"; los bergantines "Congreso Nacional" y "República Argentina" y las goletas "Sarandí" y "Pepa". El Almirante izó su insignia en la fragata "25 de Mayo".

Las primeras acciones contra la flota brasileña tuvieron lugar el 9 de febrero de 1826. Durante el combate la fragata "Itaparica" buque insignia del almirante brasileño sufrió graves averías y muchas pérdidas de tripulantes.

El 10 de junio de 1826 una poderosa fuerza brasileña se presentó ante Buenos Aires, integrada por 31 barcos. Brown sólo disponía de 4 buques y 7 cañoneras, pero era dueño de ese coraje contagioso que se agranda ante la dificultad, y dirigiéndose a sus tripulantes los arenga con estas palabras:

"Marinos y soldados de la República: ¿Veis esa gran montaña flotante? ¡ Son los 31 buques enemigos! Pero no creáis que vuestro general abriga el menor recelo, pues no duda de vuestro valor y espera que imitaréis a la "25 de Mayo" que será echada a pique antes que rendida.

Camaradas: confianza en la victoria, disciplina y tres vivas a la Patria!"

Momentos después la nave capitana de Brown dio aquella consigna inmortal: "Fuego rasante, que el pueblo nos contempla"

Poco antes de las dos de la tarde se empeñó la acción en toda la línea. Aumentó la angustiosa expectativa de la muchedumbre agolpada en la ribera con la presencia de otras naves que a toda vela acudían al lugar del combate. Era el bravo Rosales que llegaba en ayuda del Almirante con la goleta "Río de la Plata" y lo mismo hacia Nicolás Jorge con el bergantín "General Balcarce". Para facilitar la maniobra de estas dos naves atacó Brown con frágiles cañoneras a uno de los más poderosos buques brasileños, la fragata "Nitcheroy" y al despejarse el humo del combate se vio que la fuerza enemiga se retiraba. Brown ese día recibió del pueblo de Buenos Aires las pruebas más exaltadas de admiración y gratitud.

El Almirante Brown derrochó coraje y audacia sin límites en el combate de Quilmes, librado el 30 de julio de 1826. A bordo de la fragata "25 de Mayo", cuyo Comandante era el Coronel de Marina Tomás Espora, y apoyado por el valiente Rosales con su goleta "Río de la Plata", combatió contra veinte naves enemigas. El buque de Brown soportó un intenso cañoneo y el Almirante que instantes previos al combate había comunicado a los suyos esta consigna: "Es preferible irse a pique antes que rendir el pabellón", se ve obligado a abandonar la "25 de Mayo" que es remolcada a Buenos Aires y sigue la batalla a bordo del bergantín "República". Ante el temor de quedar varadas las naves brasileñas se retiran y la escuadra de Brown empavesada como en días de gala llega al puerto de Buenos Aires.


En febrero de 1827, el Almirante Brown enfrentó al enemigo con una fuerza equivalente en el combate de El Juncal. Esta acción naval terminó con una derrota de las fuerzas brasileñas y en ella tuvieron actuación destacadísima el comandante del bergantín "General Balcarce", Francisco José Seguí, y el comandante de la goleta "Maldonado", Francisco Drummond.

Durante ese combate fueron apresados doce buques brasileños, tres fueron incendiados y únicamente dos pudieron escapar.

El 6 de abril de 1827 el Almirante Brown con una fuerza integrada por los bergantines "República", "Independencia" y "Congreso" y la goleta "Sarandi" zarpó del fondeadero de Los Pozos con el objeto de realizar un crucero sobre las costas brasileñas. Navegaban a la altura de la Ensenada cuando debido a un error del piloto los buques encallaron en la punta del banco de Monte Santiago. En esa situación fueron sorprendidos por fuerzas navales brasileñas muy superiores y durante el 7 y 8 de abril de 1827 debieron soportar un infernal fuego del enemigo. Las naves patriotas causan graves averías en los buques enemigos y resisten hasta que en algunas se carece de municiones. Drummond que era comandante del "Independencia" cae herido mortalmente cuando se dirigía en busca de municiones.

Antes de permitir que la "República" e "Independencia" sean apresadas por el enemigo, Brown ordena incendiarlas luego de pasar a sus tripulaciones a los otros dos buques, y emprende el regreso a Buenos Aires.

En el mes de agosto de 1828 finaliza la guerra contra el Brasil y entonces Brown se retira a la vida privada no queriendo tomar parte en la lucha que durante más de veinte años librarían unitarios y federales. Esa era su intención pero el bloqueo a que es sometido Buenos Aires por parte de las fuerzas inglesas y francesas cuyo comienzo data desde el año 1838 hace que el viejo Almirante vuelva al servicio activo. Comprendía que el pabellón celeste y blanco enfrentaba un peligro y él nuevamente estaba listo para defenderlo.


En el Río de la Plata que había sido escenario de combates en las guerras de la Independencia y contra el Imperio del Brasil, realizó otra vez jornadas de epopeya: bloquearía a Montevideo burlando la flota inglesa; causaría derrota tras derrota a las naves del Uruguay que presidía Rivera que había abierto hostilidades contra Rosas. El 15 de agosto de 1842 el Almirante Brown en aguas del Río Paraná en Costa Brava, derrota a una fuerza naval riverista que era comandada nada menos que por el héroe italiano José Garibaldi. "Déjenlo escapar, ese gringo es un valiente" es la orden que Brown imparte a sus subordinados cuando pretendían perseguirlo para ultimarlo.

Producida la caída del régimen que encabezaba Rosas, muchos marinos fueron eliminados del escalafón activo de la Armada, pero no el Comandante de la Escuadra de la Confederación. Por el contrario, el Ministro de Guerra y Marina le cursa al Almirante Brown una comunicación manifestando: "El Gobierno con esa medida ha consultado la decidida predilección a que V.E. tiene títulos por sus viejos y leales servicios a la República Argentina en las más solemnes épocas de su carrera".


Retirado en su quinta de Barracas fue visitado por Grenfell que había sido su adversario en la guerra contra el Brasil. Al manifestarle aquél cuan ingratas eran las Repúblicas con sus buenos servidores, contestó el anciano Almirante: "Señor Grenfell, no me pesa haber sido útil a la patria de mis hijos; considero superfluos los honores y las riquezas cuando bastan seis pies de tierra para descansar de tantas fatigas y dolores".

El 3 de marzo de 1857 fallece el Almirante Brown y el gobierno decreta honras al ilustre marino que, como decían los considerandos de la resolución oficial "simboliza las glorias navales de la República Argentina y cuya vida ha estado consagrada constantemente al servicio público en las guerras nacionales que ha sostenido nuestra Patria desde la época de la Independencia".


El General Mitre en ocasión de despedir los despojos mortales, dijo de Brown:
"Brown en la vida, de pie sobre la popa de su bajel, valía para nosotros por toda una flota".




Cronología de su vida


1777
El 22 de junio nace William Brown, en Foxford, Irlanda.
1786
Emigra a los Estados Unidos con su padre, que muere a poco de llegar.
1788
Ingresa como grumete en un buque mercante norteamericano.
1798
Es apresado por los franceses. En irlanda es derrotada la rebelión independentista iniciada en 1793.
1804
Escapa de la prisión, pero es recapturado. Vuelve a fugarse y regresa a Inglaterra.
1805
Batalla de Trafalgar. Los británicos imponen su supremacía naval.
1806
Primera Invasión Inglesa al Río de la Plata.
1808
Invasión napoleónica a España, que se alía a Inglaterra.
1809
Brown se casa con Elizabeth Chitty, y realiza viajes entre Río de Janeiro y Montevideo.
1810
Revolución de Mayo. Brown realiza otro viaje al Río de la Plata. Nace su hija Eliza.
1811
Brown se instala en Buenos Aires e inicia una actividad naviera.
1812
Nace su hijo Guillermo. Adquiere la "Kinta" de Barracas, donde construye su Casa Amarilla. Elizabeth y sus hijos viajan a Buenos Aires para radicarse.
1813
Los españoles apresan embarcaciones de Brown, que se convierte en corsario.
1814
Es nombrado teniente coronel al frente de la escuadra patriota. Toma Martín García, bloquea Montevideo y derrota a la fuerza naval enemiga.
1815
Inicia su campaña de corso al Pacífico. Nacen sus hijos Martina e Ignacio.
1816
Declaración de la Independencia. Brown es apresado en el Caribe por los ingleses. En Buenos Aires, nace Eduardo Brown. Los portugueses invaden la Banda Oriental.
1817
La familia Brown viaja a Inglaterra.
1818
Brown regresa a Buenos Aires, donde es sometido a corte marcial por deserción.
1819
El tribunal militar lo condena y embarga sus bienes. Brown intenta suicidarse. El director Rondeau dicta su sobreseimiento.
1820
Caída del Directorio.
1821
Brown obtiene la restitución de sus bienes; al año siguiente, su familia regresa a Buenos Aires.
1825
Expedición de los Treinta y Tres Orientales. Inicio de la guerra contra el Brasil.
1826
Brown enfrenta a los brasileños en los Pozos, Quilmes y el Juncal.
1828
Fallece su hija Eliza. Fin de la guerra con el Brasil. Lavalle derroca a Dorrego. Brown es gobernador delegado de la provincia de Buenos Aires.
1829
Primer gobierno de Rosas. Brown vuelve a la vida privada.
1835
Asesinato de Facundo Quiroga. Rosas reasume el gobierno de Buenos Aires, con la suma del poder público.
1839
Fructuoso Rivera se levanta contra el presidente uruguayo Manuel Oribe. Comienza la "Guerra Grande". La escuadra francesa ocupa la isla Martín García y bloquea el Río de la Plata.
1841
Rosas apoya el sitio de Montevideo dispuesto por Oribe. Brown, al frente de la escuadra, bloquea la ciudad.
1842
Combate de Costa Brava. Brown derrota a Giuseppe Garibaldi.
1845
Ingaterra y Francia intervienen en el Río de la Plata. Sus fuerzas navales se apoderan de la escuadra de la Confederación. Combate de Vuelta de Obligado.
1847
Brown viaja a Irlanda.
1849
Regresa a Buenos Aires. Se firman las convenciones que ponen fin a la intervención anglo-francesa.
1850
Es restituida la escuadra de la Confederación.
1852
Caída de Rosas. Brown es dado de baja, pero se lo reincorpora casi inmediatamente.
1854
Brown acompaña los restos de Alvear y preside las honras militares en el sepelio de José María Paz. Muere su hijo Eduardo.
1855
Redacta un Memorándum con el relato de sus campañas.
1857
El 3 de marzo, fallece en la Casa Amarilla.






The Wolfe Tones - Admiral Willie Brown

Se trata de un tema de Los Wolfetones, mítico grupo de rock de los años '70. Sus letras combinan el costumbrismo irlandés con el compromiso político a favor de la anexión de Irlanda del Norte a la República de Irlanda, y el retiro definitivo de los británicos de la isla. Aún hoy siguen dando recitales y giras por Irlanda y el exterior. Es uno de los símbolos del rock irlandés.

The Wolfetones son un grupo de música irlandés, quien hace unos pocos años compuso un magnífico tema sobre el Alte. Brown. En la canción también se nombra las invasiones inglesas de 1806 y 1833, donde usurpan las islas.



Letra:


De una ciudad del condado de Mayo
vino un hombre de mucha fama;
como marinero y soldado no había otro más valiente.
Dicen que se fue a América
muy joven, como polizón,
para navegar por todo el mundo.

Entonces la aventura lo llevó hacia el sur,
a la boca del Plata.
San Martín estaba en su camino en Argentina
al igual que tres barcos para cazar ballenas que compró.
Peleó contra Brasil y España, y entonces
deseó la independencia para Argentina.

Ahora, Almirante William Brown,
eres un hombre que ha demostrado su coraje
en las batallas donde todo era en contra y difícil,
pero tu corazón irlandés era fuerte
y sigue vivo en la memoria
y en Irlanda hay gente que no te olvida.

El día de San Patricio dicen
que obtuviste muchas victorias
derrotaste a todos los invasores, gamberros y matones;
después, por las pampas,
encontraste un hogar feliz:
Las Islas Malvinas argentinas.

He escuchado que nobles y valientes irlandeses
ayudaron a liberar una tierra llamada Argentina.
He escuchado con mucha aclamación
el nombre y la fama del Regimiento de Patricios,
cuando, en 1806, los británicos
llegaron para masacrar.

Y hasta hoy dicen
en Argentina
que los ingleses huyeron de Buenos Aires
hacia las islas
y las tomaron entonces para la corona.
las Islas Malvinas argentinas.

Nos acordamos de William Brown
y de su tierra renombrada.
El habitante de las islas de tu país
cuando, en 1833,
fue obligado por los piratas a huir.
Y en Irlanda, por supuesto, conocemos toda la historia
y también recordamos a los irlandeses que se fueron
a la nueva Argentina
escapando de las leyes inglesas, las guerras y el hambre.

Formaron una tripulación leal
como lo hacen todos los irlandeses.
Las Islas Malvinas argentinas.

Los antiguos días coloniales y los crueles
métodos ingleses con su pillaje estruendoso
enseñaremos a la gente.
Porque los ingleses van a la guerra
como lo hizo Whitelocke antes,
con sus barcos, armas, tambores, estandartes y banderas.
En los días del imperio
mataron por el oro
y lo hacían desfilar por las calles de Londres.

Oh, ningún derecho humano
nos devolverá a los muertos.
Las Islas Malvinas argentinas.

En Argentina murió,
el padre Fahey estaba a su lado
57 fue el año cuando su país lo lloró.
Es recordado con regocijo como un héroe de la Nación.
Y por todo el mundo donde todavía
hay mucha libertad.

Y la Cruz del Sur toma nota
donde el valiente Willie Bullfin escribió:
"Los irlandeses te siguen apoyando Argentina".
Cuando el Imperio se hunda
no dejéis a los Paddies que apoyen a la corona.
Las Islas Malvinas argentinas.

Cuando el Imperio se hunda
no dejéis a los Paddies que apoyen a la corona.
Las Islas Malvinas argentinas.

Seguidores